BLOG
16
ago
2017

El archipiélago de las islas Columbretes: donde naturaleza y leyenda van de la mano

Considerado como el archipiélago más característico en cuanto al entorno marítimo de la Comunidad Valenciana, las Islas Columbretes constituyen una de las opciones más interesantes y atractivas si decides visitar Alcocéber o Peñíscola.

El archipiélago está compuesto por una serie de islotes y escollos, asentados todos ellos sobre una profundidad de más de 80 metros.

Qué hacer en las Islas Columbretes

Te proponemos un día especial en esta maravilla natural, donde podrás disfrutar de una experiencia única si decides visitar las Islas Columbretes. Y es que sea o no el buceo una de tus grandes pasiones, tu día en el archipiélago será sin duda inolvidable.

Si estás alojado en nuestro Hotel Servigroup Romana de Alcocéber, para tu visita a las Islas Columbretes tienes disponible su tradicional salida en barco, pudiendo reservar individualmente o por grupos. Cada excursión a las Islas Columbretes es siempre para un máximo de 12 personas, por lo que disfrutarás de un agradable paseo en barco libre de masificaciones.

Si estás alojado en el Hotel Papa Luna, tienes disponible una opción similar desde Benicarló.

Diferentes especies marinas en las Islas Columbretes

Son también muy habituales las actividades de buceo en las Islas Columbretes. De hecho, el archipiélago  es frecuentemente visitado por submarinistas.

Se organizan para ello salidas que parten del mismo puerto deportivo de las Fuentes en Alcocéber, llevándose a cabo siempre varias inmersiones una vez se llega al archipiélago. Para ello, se pide como requisito indispensable disponer de carnet de submarinista oficial, además de un seguro de buceo en vigor.

 

El Parque Natural de las Islas Columbretes: Reserva Marina con Flora y Fauna únicas 

Vista le los islotes desde el faro de las Islas Columbretes

Antiguamente conocidas como las islas de las serpientes (aunque no hay serpientes en las islas desde hace miles de años), el archipiélago que forman de origen volcánico a medio camino entre la costa castellonense y las islas baleares, mantiene un excelente estilo de conservación y de diferentes especies animales y vegetales que son cada vez más inusuales en el resto del Mediterráneo. Algunos ejemplos son la Gaviota de Andoain, el Halcón Eleonora, la Lagartija de Columbretes y especies de caracoles de inmenso valor, además de otros ejemplares únicos en todo el mundo.

Con una flora que guarda mayores semejanzas con las Islas Baleares, sólo una distancia de unas 30 millas separa el archipiélago con las playas de Alcocéber. Estamos por tanto, ante un bello entorno que obtuvo la calificación de parque natural en 1988. Y fue ese año cuando comenzó a despertarse un especial empeño por mantener unas especies de interés pesquero que se encontraban en peligro de extinción. Por estos motivos, el archipiélago de las Islas Columbretes obtuvo poco más tarde una nueva calificación de reserva marina.

Por todo ello, esta peculiar reserva se ha ido convirtiendo poco a poco en uno de los entornos marítimos más ricos de la Costa de Azahar.

Para mantener un óptimo nivel de conservación en las Islas Columbretes, el archipiélago dispone de un excelente equipo de profesionales que trabaja día a día para que se mantenga este complicado equilibrio que caracteriza este ecosistema extremadamente frágil. Estas tareas se centran especialmente en evitar que su fauna y su difícil vegetación corran cualquier tipo de riesgos y puedan llegar a verse afectados.

Puede decirse que estamos hablando de un pequeño desierto en medio del mar, donde la más absoluta tranquilidad combinada con el peculiar sonido de las gaviotas y el ruido de las olas nos contrastan con un medio hostil rodeado de pequeñas rocas y escollos.

Al igual que en un pasado remoto el archipiélago de las Islas Columbretes se caracterizaba por estar lleno de serpientes y víboras, se dice también que fue fruto de unas erupciones volcánicas, que aunque fueron cesando, se sucedieron a lo largo de más de 8 millones de años. Por estos motivos, las islas siguen manteniendo unas condiciones inhóspitas y desérticas, dada su total ausencia de árboles.

 

Las Islas del Archipiélago de Columbretes

Vista del faro de las Islas Columbretes

Entre sus islotes, de los que sólo cuatro cumplen la condición de escollos, podemos destacar los siguientes:

       - El Carallot: es el más meridional de todos los islotes. Tiene más de 30 metros de altura y está rodeado de una peculiar corona de rocas.

        - La Foradada: característico por un arco natural formado entre la misma roca y un paradisíaco canal compuesto por transparentes aguas muy propias de las playas caribeñas. 

        - La Ferrera: con una superficie rugosa que adopta distintos matices y un claro predominio de unos característicos colores grises y anaranjados, hablamos de un islote desde el que se ofrece una de las más bellas panorámicas del archipiélago. 

        - L´Illa grosa: es considerada como el anillo de uno de los antiguos volcanes ya extinguidos hace más de un millón y medio de años.

En su punto más elevado está ubicado su mítico faro, resguardando en todo momento otros islotes más sencillos, como los de La Senyoreta y El Mascarat, y constituyéndose así 14 hectáreas muy fáciles de recorrer, y pobladas sólo con pequeños arbustos.

Por todo ello, aunque constituye un entorno difícil, llega a seducir tanto a visitantes turistas, como a investigadores y buceadores, motivo por el que el Archipiélago de las Islas Columbretes de la provincia de Castellón es un indiscutible laboratorio para arqueólogos, geólogos y biólogos de diferentes partes del mundo.  

 

Historia y Mitos sobre las Islas Columbretes

Vistas del archipiélago de las Islas Columbretes desde el aire

Durante siglos, estas islas eran sólo contempladas o visitadas por personas que se dedicaban esencialmente al mar, como marineros y pescadores, aunque como veremos, también constituían un simbólico punto estratégico para contrabandistas y piratas de diferentes épocas.

Por ello estas islas eran fuentes de constantes comentarios e historias, siempre en boca de todo el mundo. De hecho, mucha gente concebía el archipiélago de las Islas Columbretes como un lugar imaginario del que se comentaban muchas cosas sin tener nadie constancia absoluta de su existencia. Siempre eran estos hombres de mar quienes mencionaban las islas y despertaban la curiosidad de las gentes de los poblados más cercanos. Ponemos como ejemplo una leyenda que relaciona las Islas Columbretes con un tesoro guardado y escondido por piratas: un motín que jamás llegó a ser descubierto.

Se ha llegado a relacionar también con los fenicios, los griegos y los romanos de la antigüedad clásica, ya que no son pocos los objetos descubiertos en el fondo del mar que se relacionaban directamente con estas civilizaciones. Unos claros testimonios que han constituido referencias auténticas, como platos muy característicos, anclas y tinajas propias de esas épocas.

 

En definitiva, nos encontramos ante un auténtico entorno para las aves marinas, un objetivo ideal para submarinistas de cualquier parte del mundo, un extraño lugar en el que sus silencios más profundos combinados con unos espectaculares atardeceres y amaneceres, convierten un complejo y castigado archipiélago en un relajante paraíso lleno de riqueza natural y unas leyendas dignas de ser escuchadas.

¡Te esperamos...!!

¿Por qué reservar en Servigroup.es?