BLOG
14
abr
2016

Doble celebración de la Feria de Abril en Benidorm

En abril se eleva aún más un espíritu alegre, siempre jovial y optimista que caracteriza a la ciudad hispalense. El motivo: llega la Feria. Su banda sonora: las sevillanas.

Los habitantes de la ciudad andaluza entran así en la última fase previa a un calor extremo que se va acercando con el transcurso de los días. Y esa alegría, siempre cargada de sus tradicionales expresiones llenas de colorido, es capaz de “contagiar” al resto de los españoles, todos pendientes de la Feria de Abril.

Como es habitual, la festividad comienza en Sevilla con su clásica prueba del alumbrao. De este modo, las luces iluminan cada una de las calles del recinto y la feria queda oficialmente inaugurada. A partir de ese momento, sevillanos y visitantes ya están disfrutando de la música y de las programaciones que ofrecen sus casetas.

Un poco de Historia

En sus inicios, la feria tenía unos fines esencialmente comerciales.

En el siglo XIII se conquistó Sevilla y Alfonso X el Sabio concedió pocos años después el permiso para que se celebrasen las primeras ferias, una en septiembre y la otra en abril.

Tras perderse la tradición, siglos después se reinventa una nueva Feria de Abril, aprobada por el Ayuntamiento de Sevilla el 18 de septiembre de 1846. El gran protagonista, Narciso Bonaplata, regidor de la ciudad.

La idea consistía en que los agricultores sevillanos pudiesen adquirir ganado sin tener que desplazarse a otras localidades más alejadas. De este modo, la Feria de Sevilla resurge de sus cenizas el 18 de abril de 1847 y se plantan 19 casetas, que con el paso de los años se van  multiplicando.

La Feria en Benidorm

La ciudad de Benidorm rinde también su particular homenaje a las tierras andaluzas por diferentes vías. Por un lado están las Jornadas gastronómicas que una vez más se ponen en marcha para rendir su particular culto a la Feria de Abril. Por otra parte, está la particular celebración que tiene lugar en la clásica Casa de Andalucía de Benidorm.

En el primer caso, la fiesta corre a cargo de la Asociación de Bares y Restaurantes, organizándose una particular feria repartida entre cinco míticos establecimientos situados en las zonas más representativas de nuestra ciudad. De este modo, aunque Benidorm no marca su pregón con algo similar al clásico alumbrao sevillano, nuestros locales se ambientan con la mejor música propia de la tierra, así como con los platos más representativos. De hecho, los cinco establecimientos participantes en la Feria de Sevilla comienzan la celebración con su espectacular Día del pescadito el martes 12 de abril, a las 19.30 h.

El resto de los días podemos destacar las tradicionales sesiones matinales de feria, combinadas en todo momento con el baile y las actuaciones en directo. El domingo 17 tiene lugar la clausura de la Feria a las 15.00 h.

Al mismo tiempo, la Casa de Andalucía nos propone un calendario muy animado en la que un inmenso colectivo de andaluces celebra su gran fiesta.

Hombre cortando jamón

La Feria de Sevilla en Benidorm comienza con una peculiar verbena en el exterior de sus instalaciones, donde ofrecerán pinchitos, cervezas y los clásicos rebujitos. La intención, celebrar la gran fiesta y al mismo tiempo recaudar fondos para el mantenimiento de la Virgen del Rocío, a quien como sabemos todos, los sevillanos rinden un especial culto.

Durante los diferentes días de celebración, se combina la mejor comida y bebida con el cante y el baile, que no cesará hasta el mediodía del domingo.

Fiesta sevillana junto a la Playa de Poniente

Por otro lado, la concejalía de fiestas de Benidorm generalmente aporta su granito de arena con una serie de pasacalles que recorren el centro benidormense.

Diferentes celebraciones por separado con un objetivo común: celebrar la Feria de Sevilla en Benidorm, una ciudad cosmopolita y siempre abierta a todo tipo de festividades.

Fotos cedidas por Visit Benidorm

¿Por qué reservar en Servigroup.es?