BLOG
13
oct
2016

¿Cuál será tu disfraz para la Noche de Halloween?

En Hoteles Servigroup, parte de nuestros hoteles se transforman en tenebrosos escenarios, siempre con el propósito de que puedas disfrutar a lo grande de esta mítica noche de Halloween. De este modo, además de tematizar la decoración, parte del personal se viste también adecuadamente para la ocasión. ¿Te animas?

El objetivo consiste en que, salgas o no de casa durante esos días, en los hoteles de Servigroup tengas también la opción de vivir en primera persona el ambiente más tradicional de esta desenfadada y excéntrica noche.

¿Pero sabes ya cuál va a ser tu disfraz para este año? En esta publicación te vamos a proponer algunas ideas para que no te quedes en la habitación esa noche, y si te animas a salir de ella, no te plantees hacerlo sin ponerte antes tu disfraz.

Decoración en el Hotel Servigroup Rialto con una calavera de Haloween

Por todo ello, es el momento de darte algunas ideas sencillas que apenas te quitarán tiempo.

Las alternativas son infinitas, pudiendo ir elegante, creativo/a y original, atractivo/a, o con un aspecto más monstruoso. La idea es que te decantes por un atuendo más o menos impactante, y que al mismo tiempo puedas pasar una noche terroríficamente divertida.

Nosotros vamos a exponerte algunos ejemplos de los disfraces más clásicos y sencillos, todos ellos basados en la literatura, los comics y el cine de terror.

Nuestra intención es animarte a que de un modo creativo, económico y original, logres aterrorizar a todo aquel que pase cerca de ti.

1- Frankenstein y la novia de Frankenstein

Seas más alto o más bajo, un disfraz de Frankenstein siempre queda bien para una noche de Halloween.

Como bien sabes, estamos ante uno de los más emblemáticos y terroríficos, personajes (al tiempo que simpático) de la literatura universal, lo que no supone una barrera para representar al monstruo que en su momento creó Mary Shelley.

Unos zapatos de plataforma o simplemente con una suela gruesa, unos pantalones negros, una americana también negra y unas hombreras serían la opción perfecta. Si no tienes a mano la americana, un jersey oscuro también quedaría muy bien. Si después combinas maquillaje verde y blanco y te engominas un flequillo, serás un Frankenstein auténtico.

Además, si quieres ir acorde con tu pareja, el disfraz de la novia de Frankenstein es la opción perfecta. Aun así estamos ante un atuendo algo más complejo y tal vez la mejor opción sea acudir a una tienda de disfraces.

Pero si tu acompañante es de las atrevidas, otra alternativa para la novia de Frankenstein es echar mano de algún vestido blanco y viejo para poder rasgarlo, y envolver los brazos con alguna tela blanca a modo de vendaje, extendido desde la muñeca hasta el hombro. Todo ello sin olvidar la particular peluca negra con el pelo hacia arriba y mechas blancas, y una capa también de color blanco.

2-    Bruja

Si tu idea es ir disfrazada de bruja estás también ante una de las opciones más sencillas.

Un vestido negro y ceñido, sea corto o largo, te dará el ya tradicional aspecto de bruja sexy cada vez más frecuente en la noche de Halloween. Para ello, un collar elegante y sencillo sobre el escote sería algo así como la guinda para el pastel. También puede servir cualquier colgante negro si lo prefieres, siempre y cuando no desentone con el conjunto que vas a lucir. En cuanto al cinturón, es importante que sea bastante ancho y con hebilla grande.

Imprescindible el gorro o sombrero de bruja. Más allá del clásico de siempre, puedes confeccionarte un sombrero tú misma. Con algo de cinta americana, un poco de alambre y la clásica espuma negra que utilizábamos en el colegio para hacer manualidades, podemos conseguir un  bonito y proporcionado sombrero icónico, siempre que no prefieras comprarlo en una tienda, lo cual no te será tampoco nada difícil de encontrar.

En cuanto al maquillaje, con ir llamativa y en tonos rojos será más que suficiente.

Si por el contrario, prefieres ser una bruja de las clásicas, bastará con una falda y una camisa negras combinadas con unas botas, también de color negro. El sombrero, si te lo confeccionas tú misma, puede quedar mejor añadiéndole por los laterales algo del típico material que utilizamos para tapizar cualquier mueble, para así aparentar llevar restos de piel humana pegados al sombrero, o incluso las clásicas plumas. Todo ello, si lo quieres mejorar con una peluca roja o verde bajo el sombrero y una nariz postiza, conseguirás parecerte más a la bruja de Blancanieves que a una de esas tan explosivas que te encontrarás a todas horas. Cuestión de preferencias.

3- Vampiro

Es otro de los casos en que puedes elegir entre ir elegante y guapo/a, o bien vestirte de un modo más desenfadado, desaliñado y a su vez más terrorífico.

Si eres uno de los grandes fans del clásico Conde Drácula de Bram Stoker, no te va a suponer ningún dolor de cabeza confeccionarte el disfraz tú mismo.

Tanto para hombre como para mujer, la mejor combinación será la de rojo, negro y blanco.

Si quieres ser un vampiro elegante, bastará con unos pantalones negros, preferiblemente de seda, una camisa blanca, un chaleco rojo, una capa negra, y sin olvidarte nunca del maquillaje blanco para palidecer tu cara. Y si además añades unas pinceladas de sangre artificial alrededor de la boca quedarás bordado. Imprescindible: no te olvides de los colmillos.

Si eres tú quien quiere disfrazarse de vampiresa o vas en pareja y tenéis la intención de ir disfrazados de vampiros, cualquier vestido ceñido, rojo o negro, y un maquillaje similar al de tu acompañante os convertirá en la pareja de vampiros más glamourosa de la fiesta. Tampoco te olvides de los colmillos o correrás el peligro de que te confundan con una bruja o con una típica demonia.

Si por el contrario, tu estilo es ir de vampiro o vampiresa más a lo Abierto hasta el amanecer, lo tienes aún más fácil, porque cualquier conjunto desaliñado o con ropa vieja, también rasgada, en combinación con una impactante careta tipo Nosferatu o zombie con dientes afilados hará temblar a todo el que pase por tu lado. En tu caso, tampoco olvides los colmillos o podrás ser confundido con un zombie.

4- Zombie

El disfraz de zombie, aunque a lo largo de los últimos años es más frecuente por la gran avalancha de series de televisión y películas que se han ido estrenando (Guerra Mundial Z, Soy Leyenda, The Walking Dead, IZombie,…) es una opción siempre ideal para la ocasión porque nunca pasa de moda.

Además, ir disfrazado de zombie es una alternativa siempre abierta en cuanto a que puedes escoger infinitas temáticas. Basta con elegir una tipología o una profesión concreta, y convertirlo en muerto viviente. Por ejemplo, si te decantas por un alto ejecutivo, un médico o una bailarina, basta con escoger un traje que ya no utilices, una bata blanca o un típico viejo tutú, ensuciarlo, rasgarlo y mancharlo con sangre artificial, barro, restos de hierbas o matojos, etc. Aun así, la opción de alquilar cualquier tipo de disfraz de zombie te puede resultar también muy económica.

En cuanto a la cara, al igual que en otros casos, puede bastar con un poco de maquillaje o una careta adaptada a la ocasión si no quieres invertir más tiempo y dinero.

Imagen de zombies basada en un clásico cómic

5- El Hombre Lobo

Estamos ya ante el último de los clásicos, también muy frecuente en las divertidas noches de Halloween. Pese a que es una opción más apropiada para hombres, es cada vez mayor la posibilidad de que te encuentres con su versión femenina.

Como en otras alternativas sencillas y económicas, te será suficiente con una camisa de manga larga y unos pantalones vaqueros, preferiblemente rotos.

Aunque en muchas ocasiones el Hombre Lobo hace uso de tela decorada para aparentar el pelo del personaje, también te será muy sencillo echar mano de una chaqueta de pelo marrón que pueda simular el auténtico vello bajo la camisa, quedando abrochada hasta el cuello (muy frecuente en las ciudades más frías). Si os decantáis por esta opción, en algunos casos, una camisa de manga corta también puede quedar muy bien.

En cuanto al maquillaje, una nariz pintada de negro, unas cejas gruesas y unas ojeras extremas te harán quedar a la altura. Todo ello sin olvidaros de unas grandes garras postizas y de una dentadura adecuada, fáciles de conseguir también en cualquier tienda de disfraces.

Escojas una opción u otra, lo importante es que contribuyas a crear esa aterradora y divertida atmósfera propia de la noche de Halloween, tanto en cualquiera de los hoteles de Servigroup, como en esa fiesta a la que te han propuesto ir, o en las mismas calles de tu ciudad.

¿Por qué reservar en Servigroup.es?